¿Te frustras demasiado a menudo por sentir que no eres capaz de cumplir con todo lo que has planificado en el día?  A menudo las frases que mejor describen esta situación son “el día a día se me come”, “voy con la lengua fuera”, “necesito que el día tenga más de 24h para poder cumplir mi planificación” o simplemente “no llego”. Es una sensación realmente frustrante e incluso desesperante a veces para quien lo vive. Incluso nos autoengañamos con la falacia “no tengo tiempo de…”, pero de eso ya hablaremos otro día. La cuestión es que desde Grupo Kairos, hoy queremos que dejes de vivir con esta sensación de falta de tiempo que incluso tantas veces hace de disparador de la tan conocida ansiedad en gran parte de la población. Cuando además uno parte de tener ya una “base ansiosa”, no hay nada peor que no poder llegar a todo lo que quieres. ¿Cómo dejar de vivir en este constante “no llego”? La clave principal está en la organización, no en el número de horas que tiene el día. Tendemos a organizarnos el 100% de las horas del día, con lo cual cualquier imprevisto que surja hace que se nos tergiversen los planes de manera inevitable. Si además concurren varios imprevistos, el resultado es claro: la planificación se va al garete; si además no sólo tengo planificado ese día, sino que tengo planificado el resto de la semana, se acumula la faena y parece que voy a salto de mata constantemente, no sólo por no llegar, sino que disfrutar de las cosas que hacemos se vuelve casi un imposible, y con razón.

Entonces, ya que no podemos estirar la duración del día como si de un chicle se tratara, vamos a adaptarnos a una planificación más realista. ¿Qué significa eso? Que en lugar de planificar el 100% del día, vamos a planificar el 60%, dejando el otro 40% para gestionar imprevistos. Y ahora es posible que digas: “¿Cómooooo? ¡Así llegaré todavía menos a mis objetivos!” Pues podemos decirte que no sólo vas a llegar a lo que planifiques durante el día, sino que además vas a optimizar procesos de manera casi automática, es decir, vas a hacer las cosas mucho mejor, y los imprevistos no sólo dejarán de ser un obstáculo, sino que también podrás gestionarlos sin problema. Además, el nivel de ansiedad va a ser bastante menor, lo que provocará una mejor focalización en las tareas llevadas a cabo, aumentando por tanto su eficiencia.

Entendemos que este cambio de repente puede parecer demasiado brusco y que se produzca lo que en Psicología se llama “resistencia al cambio”, por eso vamos a proponerte que este cambio lo implantes de manera progresiva. Puedes empezar por planificar el 90% del tiempo los primeros 3 ó 4 días, luego bajar al 80% otros 3-4 días, y así hasta llegar a una planificación total del 60%. Puedes incluso poner tareas adicionales que “se pueden” hacer si por lo que sea no surgen imprevistos, pero que no sean cosas urgentes que haya que hacer sí o sí.

En Grupo Kairos nos dedicamos a ayudar a las personas para ser mejores en sus vidas, sus negocios o en sus trabajos, desde varias vertientes. Si no rozas la perfección y si tienes predisposición, consciencia y ganas, seguro que podemos hacer un plan a medida que te ayude en la consecución de tus objetivos. Contacta con nosotros e infórmate sin compromiso haciendo click aquí. Recuerda: no pierdes nada y puedes ganar mucho.

Aryán Puerta