Las Evaluaciones del Desempeño son un instrumento que se utiliza para comprobar el grado de cumplimiento de los objetivos propuestos a nivel individual en una empresa.

Este sistema permite una medición sistemática, objetiva e integral de la conducta profesional y el rendimiento o el logro de resultados (lo que las personas son, hacen y logran).

Nos sirven para:

-Cuantificar el grado de consecución de objetivos.

Corregir posibles desviaciones que impiden el cumplimiento de esos objetivos.

-Detectar la existencia de problemas de integración de esa persona o plantilla dentro de la organización.

Identificar las fortalezas y capacidades de la persona o equipo evaluados.

Identificar puntos a mejorar de la persona o equipo evaluados.

Se pueden realizar las ED tanto descendentes (de jefe a trabajador) como ascendentes (trabajadores evalúan al jefe), y de hecho es recomendable hacerlo así.

Es vital que las ED se hagan de manera profesional y totalmente constructiva, más que inquisitiva, un error común; para ello, se tiene que haber recibido cierto entrenamiento, ya que de lo contrario, podemos convertir una herramienta sumamente potente en algo contraproducente y que no sólo no nos ayude, sino que suponga una fuente de problemas indeseada. Hay una metodología concreta para aplicar este tipo de evaluaciones, además de las plantillas estandarizadas, y es necesario cumplir con ella para obtener los resultados deseados.

Cuando se trata de una organización que ya lleva años funcionando y nunca ha implantado este sistema, se recomienda dejar pasar un año antes de realizarlo por segunda vez. Después, es conveniente realizarlas cada 6 meses, siempre realizando la comparativa evolutiva con respecto a las realizadas anteriormente.

Cuando hablamos de nuevas incorporaciones, deberemos esperar por lo menos 6 meses antes de realizarle la ED, y preferentemente realizaremos las ED al colectivo de trabajadores completo, sin excluir a nadie y realizándolo a la vez, no a tiempos separados a cada uno, es decir, que se le haga a todo el equipo en la misma semana, quincena o mes, pero no espaciarlo demasiado ni hacerlo por grupos separados en el tiempo.

Al menos de manera anual es importante que toda empresa realice una ED, o bien a través de empresa externa, o bien recibiendo la formación adecuada para realizarlo sin mediación de terceros (Grupo Kairos realiza ambas cosas) Eso sí, realizarlo externamente ayuda a garantizar (y a que el trabajador así lo perciba) la imparcialidad y objetividad necesaria para llevar a cabo correctamente una ED.

-Aryán Puerta –

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *