En plena crisis por el Coronavirus, corren tiempos duros en que muchas empresas se están viendo obligadas a tomar decisiones realmente difíciles… Optar por practicar el ERTE o el teletrabajo son, sin duda,  medidas obligadas pero que levantarán más de una ampolla, normalmente generada por la falta de empatía por alguna de las partes; y es que el ser humano tiene una tendencia muy marcada a mirar únicamente su propio ombligo, olvidando lo que le está pasando al otro.

Como líder, dueño o gerente de una empresa, el desarrollo de la empatía es de obligado cumplimiento si queremos ser unos buenos gestores de personas y alcanzar los objetivos propuestos, pero sabemos que la realidad no siempre es así. Ahora, en la mayoría de empresas, o se aplica el ERTE o se opta por el teletrabajo cuando dicha opción es viable.

La opción ERTE implica un descontento forzoso por parte del empleado/a, por mucho que comprenda la situación. A nadie le gusta ver su salario rebajado cuando en muchos casos existe el agravante de que ya de por sí muchos empleados/as se sienten mal pagados. ¿Cómo va a incidir esto en la motivación cuando todo vuelva a la normalidad? ¿Qué impacto psicológico va a tener en las personas todo este tiempo de confinamiento? Además, el empresario, líder, gerente o director/a está lógicamente nervioso/a por la parte que le toca, y puede pasar que no responda muy bien ante las quejas que sin duda acabará recibiendo. ¿Cómo incidirá esto en la relación empresa-empleados, y por tanto en los resultados? A Grupo Kairos, la experiencia nos dice que, en tiempos de crisis, los casos en que la relación fuera regular, ahora será mala, y que solamente aquellas empresas que realmente tengan orientación a las personas con un gran desarrollo de la empatía por ambas partes, conseguirán salir incluso reforzadas de esta situación.

La opción teletrabajo implica varias cosas: en aquellas empresas que ya lo tuvieran total o parcialmente implantado, les será probablemente más fácil sobrellevarlo, aunque también tendrán que ser conscientes de que la productividad puede verse bastante afectada en muchos casos, ya que ahora sus trabajadores/as deben lidiar con el resto de la familia recluida en casa, lo cual dificulta mucho las tareas y, por tanto, su productividad se verá afectada, sin que tengan que ser penalizados o juzgados por ello (siempre bajo unos límites).

Para aquellas empresas que no tuvieran implantado el teletrabajo y se hayan visto forzadas a implantarlo ahora, el reto es doble, tanto para los trabajadores/as como para la empresa, veamos por qué:

-Para los trabajadores: habrá mucha casuística variada. Por ejemplo, puede que la persona no tenga la disciplina requerida para poder trabajar desde casa, y si sumamos la convivencia con el resto de los miembros de la vivienda, la tarea se complica muchísimo. Otro ejemplo es que quizás los medios de casa no son los adecuados para poder llevar a cabo sus tareas, o que la motivación para trabajar desde casa es muy baja. En el peor de los casos, se darán de manera conjunta todas estas opciones, por lo que el resultado puede ser más que decepcionante para todos.

-Para la empresa: de repente tener que dotar a su plantilla de los medios necesarios para que éstos puedan realizar su trabajo, puede ser complicado teniendo que hacerlo casi de un día para otro. Por otro lado, establecer los mecanismos de control de productividad puede ser una ardua tarea a todos los niveles. Además, el trabajador, que no está acostumbrado a según qué seguimientos, puede llegar a sentirse muy cuestionado y eso puede conllevar una pérdida total de motivación. Por mucho que se establezcan mecanismos para medir la productividad, en la gran mayoría de los casos la empresa tendrá que realizar un arduo ejercicio de confianza ciega en sus empleados/as.

¿Qué medidas se han tomado en tu empresa? ¿Hasta qué punto tu empresa está preparada para afrontar las medidas que haya tenido que asumir? En Grupo Kairos, y ahora más que nunca, queremos seguir ayudando; por ello, pueden escribirnos, explicarnos cuál es su escenario particular y solicitar una consulta / sesión de estrategia totalmente gratuita, pichando aquí. Podemos ayudarte a minimizar el impacto de las medidas que tu empresa se ha visto obligada a tomar.  Los negocios los hacemos las personas, y en Grupo Kairos somos expertos en lo que más importa: las personas.

-Aryán Puerta –

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *