Cada proceso de selección tiene un coste, ya sea en tiempo, en pago de portales de empleo, en suministración de Psicotécnicos, etc. Muchas veces, en lugar de un proceso de selección propiamente dicho, lo que se hace es “ahorrarse” todos estos pasos para incorporar a alguien que, o bien nos han recomendado, o bien es conocido y decidimos “probar” a ver qué tal funciona, especialmente cuando se trata de perfiles de base. Ahorrarse todos los pasos de publicación de oferta, criba curricular y entrevistas es un punto que puede ser valioso, pero es un arma de doble filo, porque esos recursos que creemos ahorrar en un momento dado, pueden traernos mucho más gasto a futuro. Lo que en Grupo Kairos recomendamos siempre es que, antes de incorporar a un conocido o recomendado, por lo menos se le pase alguna prueba psicotécnica que corrobore que se trata de la persona indicada para el puesto, aunque dicho puesto no requiera una cualificación técnica. Esa leyenda urbana que dice que cualquiera puede trabajar en puestos de base, ya sea de dependiente, o en una fábrica, o en un bar, no es cierta. Confundimos el hecho de que no se requiera un tipo de formación muy específica para el desempeño de un puesto con que lo pueda hacer cualquiera, y esto de ningún modo es así. De hecho, si eres empresario y tienes bastantes trabajadores a cargo, ya lo habrás comprobado.

Al margen de la formación requerida en cada puesto, se requieren una serie de aptitudes de cambian no sólo según el tipo de puesto, sino también según el tipo de empresa. Es cierto que hay personas polivalentes que, gracias a sus aptitudes, pueden desempeñarse con éxito en diferentes tipos de puestos y empresas, pero siempre hará falta corroborarlo con algún tipo de prueba específica que limite nuestro margen de error. Incluso en puestos base, no cualquiera vale. En mis años de trayectoria profesional, he visto y vivido en multitud de ocasiones cómo un mismo trabajador, desempeñando exactamente las mismas funciones en centros diferentes, encajaba a la perfección en unos centros y era repudiado en otros ¡Y se trataba de la misma persona y mismo puesto, sólo cambiando el centro de trabajo! Recuerdo también que en uno de mis primeros trabajos, que fue en unos multicines, el jefe decía que cualquiera podía trabajar en alguno de los puestos, y puedo decir por experiencia que eso no era así; en aquella empresa, los procesos de selección propiamente dichos brillaban por su ausencia, y, aunque la empresa ganaba bastante dinero de todos modos, estoy segura de que hubiera podido ganar mucho más, aunque nunca fue consciente de ello.

Mi consejo, para que optimices tus ganancias a través del personal, es que hagas pasar pruebas a todas y cada una de las personas que incorpores, aunque sea personal de prácticas o suplencias cortas. Será la manera de asegurarte mejor de que la persona incorporada va a funcionar y no se va a causar ningún tipo de pérdida. Este tipo de práctica, además de ahorrarte disgustos, dinero y dolores de cabeza, no tiene un coste alto si adecuamos el tipo de puesto con el tipo de prueba a administrar y maximiza ventajas para ti. Además, si quien hace la selección en tu empresa no es suficientemente experto/a, puede ser una muy buena herramienta para la incorporación de perfiles base.

Desde Grupo Kairos podemos asesorarte en cuanto al tipo de prueba que pasar para tus nuevas incorporaciones, podemos proporcionarte la herramienta e incluso podemos pasar las pruebas para que no tengas que preocuparte de ello. Contacta con nosotros y te asesoraremos sin compromiso.

Aryán Puerta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *