Para poder solucionar los problemas de personal en una empresa, hay varios pasos que hay que dar sí o sí, a menos que pretendas dinamitar el negocio.  En el post de hoy, explicamos sin rodeos paso por paso.

PASO 1: ANÁLISIS DETALLADO DE LA SITUACIÓN

Lo primero que hay que hacer es un análisis detallado de la situación. Para ello, nos haremos varias preguntas:

-¿Qué está ocurriendo exactamente?

-¿Desde cuándo está ocurriendo?

-¿Cuál pudo ser el desencadenante?

-¿Qué se ha hecho hasta ahora para mejorar la situación y qué resultado ha dado?

– ¿Se ha hablado con los protagonistas del problema para dar y recibir feedback? Si es que sí, ¿Cómo se dio y cómo se desarrolló esa situación?

-¿Cuánto está costando este problema a la empresa? (Valorar tanto costes directos como costes indirectos)

-¿Qué posibles soluciones se podrían aplicar?

-Si las soluciones cuestan un dinero, ¿Será rentable el resultado, o podemos prevenir que así será?

¿Tenemos los medios para aplicar esas soluciones? Si no los tenemos, ¿Cómo los conseguimos?

PASO 2: VALORACIÓN DE SOLUCIONES Y SUS POSIBLES COSTES. ¿VALE LA PENA?

Lo segundo que haremos, será valorar que los costes de la solución o posibles soluciones no sean superiores a lo que ya de por sí está costando el problema.

Por ejemplo: si hay un problema de absentismo que, tras analizarlo, sabemos lo que de verdad nos está costando (pongamos por ejemplo 2500€ mensuales), lo que tendrá sentido es que la solución propuesta consiga detener esa fuga de dinero en los siguientes meses, es decir, que si aplicamos una solución que cuesta 6000€, sabemos que vamos a recuperar esa inversión en muy poco tiempo, y eso es justamente lo que nos interesa.

Podemos calcular soluciones VS coste, tanto en términos financieros como en otro tipo de términos, por ejemplo, en términos de bienestar personal (si la solución que voy a aplicar me cuesta 6000€ pero va a conseguir mejorar mi calidad de vida o bienestar personal, y es algo que valoro en mi vida, probablemente llegue a la conclusión de que merece, y mucho, la pena; recordemos que cuanto mejor se esté a nivel personal, mayor será la productividad, y por tanto la generación de cash).

Lo importante es calcular que el esfuerzo que va a suponer la solución al problema sea realmente rentable, lo calculemos en los términos que lo calculemos.

Si no se ve solución viable o clara al problema, hay que acudir sí o sí a un profesional en la materia (Grupo Kairos por ejemplo), o asumir que este problema se va a cronificar generando un efecto dominó devastador , tanto en términos económicos como en otro tipo de términos. Los problemas de personal SÍ TIENEN SOLUCIÓN, aunque puede que, por lo que sea, no la veas en este momento.

PASO 3: PASAR INMEDIATAMENTE A LA ACCIÓN

Si tras analizar la situación sabemos cómo se puede llegar a solucionar y los beneficios o retorno que tendrá hacerlo, lo tercero que hay que hacer es pasar inmediatamente a la acción, porque cada día que pasa nuestro problema se traduce en costes que no deberían ni existir siquiera. Las soluciones a los problemas es mejor no postergarlas, sino aplicarlas con la máxima celeridad posible, siempre con un buen plan.

En Grupo Kairos nos dedicamos precisamente a tratar la problemática a nivel de personal, para reducir a la mínima expresión sus costes, en el más amplio sentido del concepto. Agenda ahora una sesión de asesoramiento gratuita pinchando aquí y deja de arrastrar problemas que pueden llevarte a la ruina empresarial y/o personal.

-Aryán Puerta –