El foco principal que marca diferentes planes de acción en las empresas son los resultados en forma de Euros, y muchas veces esos planes de acción pasan por reducir costes limitando la plantilla, recortes en suministros y material, automatización de procesos, etc. Estos planes de acción son fundamentales para no caer en gastos innecesarios, pero… ¿Te has planteado cómo actuar sobre la fuente principal de tu éxito? ¿Que cuál es? Tu personal, obviamente. Tu personal será el que con su rendimiento te hará ganar o perder dinero, así de sencillo. ¿Eso quiere decir que estás en sus manos sin remedio? No; quiere decir que según cómo actúes y qué hagas TÚ como empresa incidirás directamente en el rendimiento de tus trabajadores/as, y con ello en tu propio éxito o fracaso.

El tema del personal en una empresa es algo a menudo muy trivializado pero totalmente decisivo, algo de lo que de puertas para afuera se habla mucho, pero sobre lo que en realidad se actúa muy poco. Grandes multinacionales que presumen de ser pioneras en RRHH dan un enfoque al absentismo basado en la persecución o control, lo cual no revierte la situación, sino que como mucho la contiene, y muchas veces traslada el problema provocando más rotación o rendimiento bajo. Tantas veces y en tantas empresas, cuando se actúa sobretodo sobre el absentismo, suele ser para tomar acciones disciplinarias o reducir plantilla, acciones que poco favorecen en el rendimiento de los que se quedan, y muchas veces las empresas entran en bucle con medidas que, lejos de recortar en gastos para ser más exitosas, las hace ser más mediocres para terminar perdiendo mucho dinero, e incluso entrar en pérdidas y consiguiente quiebra. La buena noticia es que…¡Todo esto lo podemos evitar!

A veces me pregunto por qué hay todavía tantas empresas que no son capaces de entender que en la productividad de sus empleados se encuentra el éxito de su compañía. Los trabajadores pueden hacerte ganar mucho dinero como empresa o pueden llevarte a la ruina si se descontrola la situación. Tener equipos motivados y de alto rendimiento debería ser la prioridad máxima de cualquier empresa, pero tristemente pocos lo entienden así, o entienden que para que sus trabajadores den el máximo, hay que “apretarlos”, presionarlos o “sacar el látigo”. En cambio, los que son conscientes de que del rendimiento del personal depende su éxito, y de qué manera optimizarlo, actúan directamente sobre ese foco y consiguen resultados que de otra manera no hubieran conseguido jamás.

Vamos a hablar sobre cosas más tangibles, que las puedas medir y cuantificar. ¿Te has planteado cuánto te cuestan realmente tus empleados? Hay gastos inevitables, como nóminas o gastos de S.S, pero, si no lo has hecho ya, contabiliza los siguientes costes en cada uno de tus empleados los últimos 6 meses en cuanto a los siguientes parámetros: absentismo y rotación. Para ello, puedes ir al siguiente artículo, donde desvelamos cómo contabilizar lo que realmente estás perdiendo a causa de estos dos “simples” parámetros, que dan pérdidas de miles de euros cada año a todo tipo de empresas.

De la rotación y el absentismo se ha hablado mucho, pero estoy segura de que estás perdiendo mucho más dinero del que crees. En el siguiente artículo que te explicaremos por qué.

Aryán Puerta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *