En el artículo anterior planteábamos la idea de contabilizar lo que realmente pierde una empresa en gastos por absentismo y rotación, y es que es un dato que, si las empresas consiguieran cuantificarlo, pondrían medidas de inmediato porque no sólo hay pérdidas muy importantes a todos los niveles, especialmente económicos, sino que son gastos que en gran medida se pueden evitar. Para empezar, calcula lo que cuesta cada minuto de un trabajador, de la siguiente manera: divide el salario bruto anual del trabajador entre 244 (días laborables al cabo del año); divide la cifra resultante entre 8 (corresponde a las 8h laborables de 1 día), o entre las horas que haga por día, y por último divide la cantidad resultante entre 60 (minutos que tiene una hora). Por ejemplo, si una persona gana 24.000€/br/año, el coste de su minuto sería:

24000/244=98,36€/día

98,36/8=12,29€/hora

12,29/60=0,20€/minuto

Cada minuto que un trabajador no está cumpliendo con sus obligaciones contractuales, el que está perdiendo dinero como empresa eres tú. Vamos primero con el absentismo.

Hay muchas plantillas que facilitan las mutuas para calcular el coste de una baja por IT o AT, pero además de eso, hay más cosas que debes tener en cuenta: hay que pensar en que el tiempo que ese trabajador se ha ausentado, hay tareas que no se han hecho, y eso tiene una repercusión, tanto económica como a otros niveles. Por ejemplo, si la falta de esa persona se compensa haciendo un reparto de las tareas entre otros miembros del equipo, significa que esos miembros dejan de lado parte de sus propias tareas para completar las de la persona ausentada, por lo que seguimos sufriendo esa repercusión. Probablemente esas tareas tienen que ver con clientes de la empresa, por lo que la repercusión se hace mayor; si por el contrario las tareas del ausentado quedan en el aire hasta que vuelve a incorporarse, aunque intente recuperarlas, ya ha producido un vacío de productividad que no se va a recuperar. Por tanto, estamos hablando de una repercusión que en realidad nunca termina de amortiguarse, sino que las pérdidas se van acumulando. Una manera para calcular el total del absentismo sería: Horas perdidas*100 / N.º total de horas laborables de la plantilla. Si además sabes cuánto cuesta cada minuto de cada trabajador, sabrás un poco más sobre el dinero que en realidad estás perdiendo.

¿Vas sumando todos estos gastos? Si por el contrario, una ausencia no repercute en la productividad individual o general y es recuperada sin problema, tal vez estemos hablando de un problema de sobredimensionamiento de la plantilla, lo cual puede ser incluso más grave que soportar una ausencia. Miremos por donde lo miremos, la ausencia de un trabajador, aunque sea por un día o unas horas, tiene una repercusión económica indiscutible. Si además vamos sumando ausencias de unos y otros, y contemplamos un resultado acumulado, el resultado económico y el impacto en los clientes de la empresa es desolador, y probablemente la respuesta a muchas de las preguntas formuladas entorno a por qué llegamos o no llegamos al budget propuesto.

No sumes solamente el gasto que causa una IT o AT, suma todas las ausencias que se dan, por ejemplo, a lo largo de un mes, entre todo tu personal, y las repercusiones asociadas. Si es posible, puedes añadir el presentismo que también se dará sin lugar a dudas, es decir, cuando aún estando en el lugar de trabajo, la persona no está “produciendo”; esto se da cada vez que un trabajador, fuera de sus horas de descanso, se pone a mirar el teléfono, ir al baño, hablar con otros compañeros, etc. Son minutos de productividad que se pierden de la misma manera que si el trabajador no estuviera presente, y aunque es un dato mucho más complicado de cuantificar, valdría la pena por lo menos hacer un cálculo estimado. Cuando lo hagas, te darás cuenta de la verdadera gravedad de tu problema, pero tengo una buena noticia: desde Grupo Kairos podemos ayudarte a darle la vuelta a estos números rojos. Contacta con nosotros y, sin compromiso, haremos un análisis de tu problema y una propuesta a medida que ayude a solventarlo.

En el próximo artículo abordaremos los costes de la rotación, cuya repercusión no es menos importante, para que puedas ganar dinero en lugar de perderlo; no te lo pierdas porque estoy segura de que harás descubrimientos que antes ni te hubieras planteado.

Aryán Puerta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *