Con el fin de lograr equipos de alto rendimiento, que exploten todos sus talentos y recursos, que trabajen con un único objetivo o meta en común y caminen aunados en valores, es necesario desarrollar una serie de competencias emocionales, ya sea a nivel individual o a nivel global atendiendo al equipo como un sistema, como un todo.

La inteligencia emocional en la compañía empieza desde dentro de los propios colaboradores al utilizar sus emociones para reforzar el rendimiento y las relaciones laborales. Dentro de la organización algunas de las competencias clave serán: la identificación de los propios sentimientos y emociones así como la de los demás, la verbalización de éstos, la empatía, la búsqueda de soluciones adecuadas a diferentes problemáticas, el mejoramiento de la actitud pro social y armoniosa en el trabajo en equipo y la mejora de la cooperación dentro del mismo.

Por un lado, a nivel individual, cada uno de los miembros del equipo debe ser capaz de conocer sus propias emociones y saber expresarlas de manera efectiva, además poseer herramientas para comunicarse asertiva y proactivamente con el fin de lograr la plena compresión de los estados emocionales entre los miembros del equipo. Conociendo las emociones de nuestros compañeros nos ahorraremos confusiones y malentendidos, además de mejorar el clima laboral, la confianza y empatía dentro del grupo.

A nivel grupal, hay que tener muy en cuenta la propia emoción del equipo como sistema, no olvidemos que el todo es mucho más que la suma de las partes, y que un equipo expresa emociones a nivel general influyendo en los resultados globales de la compañía. Captar qué emoción siente un equipo resulta del todo necesario si se quiere evaluar la realidad del momento y trazar un plan de acción desde ahí.

A grandes rasgos podemos considerar tres tipos diferentes de sentimientos:

  • Emociones puntuales de corto plazo: como la alegría, la ira, el miedo y la indignación.

  • Estados de humor: son sentimientos que perduran algo más y no están necesariamente relacionados con una causa particular. Por ejemplo, una persona puede estar de buen o de mal humor.

  • Rasgos de la personalidad: que definen el enfoque general de una persona ante la vida. “Siempre es tan alegre”, o “Siempre mira el lado negativo”.

Estos tres tipos de sentimientos pueden ser contagiosos, y las emociones no tienen por qué ser especialmente intensas u obvias para producir un impacto.

Vamos a poner un ejemplo: un empleado está por norma general de buen humor, pero un día en una reunión tiene la mirada es diferente, no parece estar de buen humor. Aunque no volvamos a cruzar de nuevo la mirada con él durante el resto de la reunión, su lenguaje no verbal ha desvelado información valiosa que puede preocupar y descentrar al resto del grupo durante la reunión.

Como hemos visto, las emociones son contagiosas, y las personas tendemos a identificarlas en los demás, ya sea porque nos lo explican o porque las identifiquemos en gestos. Por ello, hoy en día con el uso de las nuevas tecnologías (correo electrónico, mensajería instantánea o videoconferencias) dentro de las empresas se generan nuevos retos. Los correos electrónicos y mensajes instantáneos pueden ser malinterpretados porque carecen de expresiones faciales, entonación y lenguaje corporal, lo cual ayuda a mostrar las emociones. Por ejemplo, hay personas que intentan darle a sus correos electrónicos un tono neutral, con el peligro de que en algunas ocasiones parezcan demasiado secos. Por otro lado, aunque algunos añaden símbolos como signos de exclamación, interrogantes y mayúsculas en un intento de transmitir emociones, también puede acabar siendo peligroso, sobre todo cuando se gasta una broma o se pretende ser sarcástico. Lo mejor que podemos hacer es que “si algo es importante, y somos conscientes de que el contexto emocional va a ser relevante, entonces es mejor una llamada de teléfono”. Incluso el teléfono puede no ser el medio idóneo, cuando es realmente importante el tema, simplemente se debe hablar cara a cara.

¿Quieres que ayudemos a los miembros de tu equipo con la gestión emocional? Tenemos varias maneras de hacerlo, y siempre con programas a medida. Pide información sin compromiso kairosgrupo.com/contacto

-Elisenda López –

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *