La presencia de un mal ambiente laboral sigue siendo algo típico en múltiples organizaciones, lo cual es hasta cierto punto natural, porque a ningún empleado le basta con que le llamen “colaborador” para sentirse bien.

Las principales causas del mal clima laboral son las siguientes:

-Comunicación defensiva o deficiente entre trabajador y empresa.

-Liderazgos autoritarios. Adjuntamos el decálogo para pasar de jefe a líder

-Ausencia de unidad y pertenencia al equipo.

-Falta de motivación laboral

El mal clima laboral no hay que subestimarlo, ya que sus efectos son devastadores, haciendo que los empleados:

-Falten más (absentismo)

-Se vayan en busca de nuevas oportunidades laborales (rotación)

-No se involucren en sus tareas, y por tanto una menor productividad

-La comunicación con sus superiores sea deficiente

-Entre compañeros se resten en lugar de sumar (contribuyendo a una baja productividad generalizada)

En definitiva, un mal clima laboral crónico supone poco menos que el suicidio empresarial. Si tienes claro que esto se da en tu compañía, hay que poner solución. Las claves para revertir la situación suelen estar en el líder o líderes de cada equipo.

Te adjuntamos una plantilla para que puedas hacer una medición de clima laboral y averiguar dónde tienes realmente el problema. Adjuntamos el decálogo del sentimiento de pertenencia. Adjuntamos el decálogo del Feedback, para poder ponerlo en práctica a partir de ahora con los trabajadores

This entry was posted in . Bookmark the permalink.