La presencia de un mal ambiente en la empresa es algo que no hay que subestimar, porque sus efectos son, a la larga, devastadores, y pueden suponer poco menos que el suicidio empresarial, como ha pasado con tantas empresas. Se trata de un problema de personal que causa otros problemas de personal añadidos, como absentismo o rotación, entre otros. Ojo con su efecto dominó. 

Nuestros estudios de clima laboral incluyen la posibilidad de hacer ciertas preguntas específicas, elegidas por el cliente, y realizamos mediciones a través de herramientas que cuentan con excelentes propiedades psicométricas y una gran capacidad de discriminación entre los niveles de clima laboral de diversas empresas, departamentos y grupos de personas.

Se obtienen  resultados  a partir de criterios de clasificación que define el propio cliente, lo que permite comparar el clima existente en diferentes departamentos, grupos de edades, niveles jerárquicos, etc.  A veces, no se puede actuar sobre lo que no se mide, con lo cual, muchas veces el primer paso para tomar acción sobre un equipo de trabajo es llevar a cabo el Estudio de Clima Laboral. A partir de analizar toda la información que podemos extraer del estudio, aportamos posibles  planes de acción o recomendaciones con el fin de corregir las desviaciones detectadas, antes de que empiecen a desarrollarse otra clase de problemas que van incrementando el nivel de gravedad en una organización.

This entry was posted in . Bookmark the permalink.